12/09/2012 16:22

 

Un paciente llamado Phillip Seaton demandó a su cirujano en una Corte de Kentucky (EE.UU.) por amputarle el pene en una circuncisión, si haber requerido su consentimiento.

 

El médico se defendió y sostuvo que debió realizar la intervención debido a que Seaton tenía un tumor mailgno y debía ser extirpado de inmediato.

 

Es que Seaton se había presentado ante su urólogo en 2007 con una importante inflamación de glande, a la que su médico recomendó una circuncisión, por lo que el hombre, camionero de profesión, decidió prestarse a la operación.

 

Sin embargo, el facultativo, llamado John Patterson, halló durante la operación de rutina un tumor, que decidió amputar. La zona afectada tenía una longitudo de 2,5 centímetros y, según el cirujano, la iniciativa fue tomada para salvarle la vida a Seaton.

 

Sin embargo, el cáncer progresivo generó que le fuera extirpado el órgano por completo, por lo que el paciente argumentó que la falta del pene le causó un trauma psicológico severo.

 

Al reclamo de resarcimiento se unió la esposa del hombre, Deborah Seaton, por "haber perdido la atención y el amor de su marido". La pareja, ambos de 64 años, exigieron a Patterson 16 millones de dólares de indemnización.

 

No es el primer litigio de Phillip Seaton. Anteriormente demandó al hospital donde le hicieron la operación y logró recibir una compensación.