Roburt Sallie, jugador de Tarragona 2017, fue expulsado del club español aprovechando una cláusula de su contrato, por bajo rendimiento y causas disciplinarias.

El escolta estadounidense dio positivo a un control antidopaje. ¿La Razón? No avisó, por miedo a las cargadas, que tomaba un medicamento para agrandar su pene.

El jugador tomaba Extends, una pastilla que ayuda a aumentar el tamaño del miembro viril masculino, pero que acusa dar positivo en un control de orina, debido a su alto contenido de testosterona. Algo que el deportista desconocía y por miedo a las cargadas no se animó a comentar con los médicos del plantel.

Además, se sabe que el escolta nunca se duchaba en los vestuarios y que incluso tenía mala relación con sus compañeros.

Lo cierto es que al jugador lo rajaron de la entidad ibérica por su bajo rendimiento y por ir al alargue, desconociendo que estaba prohibido.