18/09/2012 12:20

El elefante del zoológico de Berlín tiene pocas pulgas pero muchas moscas alrededor. Es que le gusta sorprender a sus observadores con su trompa explosiva.

 

Un hombre fue víctima del paquidermo, que escondió en su trompa una gran cantidad de caca y, cuando se acercó a él lanzó toda la carga a modo de ducha sobre el sujeto que quedó totalmente embadurnado.

 

Es evidente que este elefante controla sus esfínteres, pero no sus narices:

 

http://youtu.be/FkxHCrVdDCc