20/09/2012 17:39

 

El padre Marcin Kozyra, presbítero de Lubin, ciudad del sur de Polonia, tiene una particular ceremonia de iniciación para los jóvenes de 13 años. Se pone crema en las rodillas y los hace ponerse en cuatro patas y chupárselas hasta que le quedan limpitas.

 

Este sacerdote, que además es exorcista, despertó la polémica en su país y la desaprobación de los actos ya está esparciéndose por todo el mundo. 

 

Según aseguró, lo realiza desde hace años y "nunca se quejaron ni los alumnos ni sus padres".

 

En las imágenes se puede ver como los niños y niñas están maquillados con bigotitos y cejitas similares a los de los gatitos. ¿No será un poco perversito este frate curate?