Rajoy respondió así a las críticas del líder socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, en la sesión de control al Gobierno celebrada en el Parlamento, antes de que ambos se reúnan hoy por primera vez en el Palacio de la Moncloa, sede del Gobierno español.

Rubalcaba centró sus críticas en la reforma laboral aprobada el pasado viernes por el Gobierno español con el objetivo de flexibilizar el mercado de trabajo y atajar el galopante desempleo, que afecta a más de cinco millones de personas, el 23 por ciento de la población activa.

A juicio del líder socialista, la reforma representa "una enmienda a la totalidad" del sistema de relaciones laborales construido en la democracia y se resume en una frase: "O aceptas la bajada de salario o ahí tienes la puerta".

"Es verdad que aquí van a perder mucho poder tanto organizaciones empresariales como sindicales, pero nosotros tenemos que gobernar para la gente, para los trabajadores", dijo el jefe del Ejecutivo entre los aplausos de sus diputados.

Rajoy aseguró que el Gobierno tenía dos opciones: "O no hacer nada" y aprobar reformas laborales como las que hizo el Partido Socialista, que "no sirvió para nada", o actuar en la línea marcada por el proyecto aprobado el pasado viernes.

La laboral es por el momento la más importante de un paquete de reformas, aunque todavía hay que adoptar más, reconoció Rajoy.