21/09/2012 16:13
 

 

Las redes sociales llegan a lugares impensados pero esto nos parece terrible. Cheryl Jones tenía una hija de 30 años, Karla, y también eran “amigas” en Facebook. Un día, después de hablar con ella por el celular empezó a ver que sus amigos le ponían mensajes en su muro tipo “RIP Karla”.

 

 

La madre se quedó paralizada y marcó el número de teléfono, pero no respondió ella sino un policía que le dijo que un agente iría a su casa para verla y explicarle lo sucedido. Después de tres horas de angustia, le confirmaron que Karla había muerto.

 

 

La mamá denunció el caso a la policía porque no la avisaron cuando le pasó algo a su hija y tuvo que enterarse por Facebook. Parece ser que la chica murió en la calle a causa de un problema cardíaco. ¡No me gusta!