La economía nipona cerró enero con un déficit comercial de 1,5 billones de yenes (18.470 millones de dólares), la mayor cifra mensual de este tipo en su historia, informó hoy el gobierno en base a datos provisionales.

Ante la fortaleza del yen y el enfriamiento de la economía mundial, las exportaciones cayeron por cuarto mes consecutivo y registraron un retroceso de 9,3 por ciento, hasta 4,5 billones de yenes.

Las importaciones crecieron 9,8 por ciento, hasta los 6 billones de yenes, agregó un despacho de la agencia de noticias DPA.

El aumento de este parámetro se debe sobre todo al incremento de la compra de combustibles tras el cierre de casi todos los reactores nucleares del país, como consecuencia del terremoto y catástrofe de la central atómica de Fukushima de hace un año.

Japón registró el año pasado su primer déficit comercial en 31 años, debido también a la fortaleza de su moneda, los altos precios de las energías y las consecuencias del sismo que devastó el noreste del país.