El ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich, instó hoy a los gremios docentes a flexibilizar su posición ante la propuesta del 20 por ciento de incremento salarial y advirtió que el reclamo del 29 por ciento de incremento del sueldo mínimo del maestro "no se condice con la realidad económica".

El jefe de la cartera educativa apuntó que "no hay una coordinación por parte de los gremios, que no se ponen de acuerdo en lo que demandan". "No se mueven en los 3.100 pesos y nosotros ya hemos hecho el mayor esfuerzo que puede hacer la Ciudad debido a la situación fiscal y financiera", aseveró.

Bullrich dijo que mantiene reuniones en forma individual con representantes de algunos de los 17 sindicatos a la espera que "se pongan de acuerdo". "Hay una postura del lado de los sindicatos de no moverse del punto que plantearon, de esa manera es difícil llegar a buen puerto", afirmó el ministro en diálogo con radio Mitre.

Las 17 gremios docentes porteños rechazaron ayer la propuesta del gobierno de Mauricio Macri en paritarias, que quedaron suspendidas sin fecha de reanudación, y advirtieron que está en riesgo el inicio de clases, mientras la paritaria nacional aún no acordó el valor del cargo testigo para 2012.

Asimismo, sostuvo que "los sindicatos docentes quieren un aumento del 29 por ciento que no se condice con la realidad, ya que primero nosotros no nos basamos en el INDEC de (Guillermo) Moreno, y tomando el índice que presentó la oposición en el Congreso, que es de un 19 por ciento, les estamos dando un poco más de eso y el docente con esa oferta no pierde su poder adquisitivo".

Bullrich, además, reiteró su reclamo al gobierno nacional para que revea el mínimo imponible del Impuesto a las Ganancias y remarcó que el sueldo del maestro para jornada completa pasaría a 6.000 pesos y quedarían alcanzados por este tributo.

Por su parte, el jefe de UTE, Eduardo López, aseguró estar a "disposición" para que el ministro convoque nuevamente a paritarias y dijo que "apuesta" a lograr un acuerdo para que puedan comenzar "normalmente" las clases.

"Hay que subir un poco más el salario porque no hay quienes quieren abrazar la profesión de maestros", puntualizó López. Manifestó, además, que "apuesta al acuerdo" y está "esperanzado en que si no discriminan y tratan de acordar, las clases comiencen normalmente" el martes 28.

Recordó que mantienen el reclamo de "3.100 pesos de aumento, mientras que el gobierno porteño ofreció 2.850 pesos, más 150 en concepto del presentismo".