Según se pudo averiguar, el sábado por la noche la pensión del club vivió una situación tensa entre dos juveniles que comenzaron jugando pero terminaron trenzados en una feroz pelea. Allí, el agresor de Ibáñez lo habría agredido con un piercing en su ojo izquierdo, por lo que debió ser trasladado al hospital Santa Lucía, especializado en oftalmología.

El joven marplatense, que continúa internado post operación, mañana será revisado por un especialista para ver en qué condiciones quedó su órgano.

Hasta el centro médico, donde se encuentran los familiares del chico atacado, también se acercaron durante el día de hoy varios compañeros de la sexta división de San Lorenzo, el encargado del fútbol juvenil (Miguel Ángel Tojo) y Jorge Aldrey (vicepresidente del club).

En cuanto al agresor, que arribó al Ciclón este año y todavía no fue fichado por la entidad, se sabe que es un cordobés de 14 años, delantero. Había llegado para sumarse a la octava división, pero tras el suceso las autoridades evalúan dejarlo en libertad. Esta mañana, por caso, le prohibieron entrenar con sus compañeros.

Un juzgado de menores ya trabaja de oficio en la causa.