05/06/2013 11:12

 

Un antiguo oso de peluche de principios del siglo pasado fue hallado en un aeropuerto del Reino Unido y los empleados del lugar lanzaron una campaña para encontrar a sus dueños.

La historia del muñeco, que apareció hace 14 meses en el aeropuerto británico de Bristol, recuerda al oso Bobo de la tira animada Los Simpsons. Ese peluche era el juguete de la infancia de Monti Burns, el millonario dueño de la planta nuclear y jefe de Homero. El capítulo 5 de la cuarta temporada da cuenta de las vicisitudes del osito y cómo, tras rechazar grandes sumas de dinero, Maggie Simpson termina devolviéndole el juguete al anciano.

LUTO EN SPRINGFIELD: MURIÓ MARGE SIMPSON

 

En la vida real, el oso quedó en el aeropuerto. Conmovidos, los empleados de la terminal lanzaron una campaña de búsqueda internacional, con la esperanza de encontrar a los propietarios de este peluche tuerto - al igual que el de Burns - de por lo menos 95 años, abandonado a principios de 2012 en la zona de salidas, y que se calcula es de la época de la Primera Guerra Mundial.

"Parece un poco maltratado, pero creo que es porque le han dado muchos abrazos", señaló Jacqui Mills, vocera del aeropuerto de Bristol, ubicado en el suroeste de Inglaterra.


En la foto, difundida a la prensa y en Internet, se puede ver que el oso tiene sólo un ojo, una oreja colgando y costuras y remiendos por todo el cuerpo. Incluso, la tela que recubre sus patitas fue cambiada.

El staff del aeropuerto halló al oso en una bolsa de plástico hace 14 meses, con una foto color sepia fechada en marzo de 1918 donde el muñeco aparece en compañía de dos niñas, llamadas Dora y Sonia.

 

¡ES POSTA! BURNS MANDA A JUICIO A BART POR PORTACIÓN DE ARMA

El adorable osito ya es toda una celebridad en el aeropuerto. Al punto de que los empleados lo han bautizado "Bristol" –aunque creen que su verdadero nombre es Glyn- y varias personas se han retratado junto a él y han puesto a circular sus fotos.

 

La foto sepia de las nenas y el peluche tiene una dedicatoria en el reverso que dice "Dora, Sonia y Glyn". De allí que crean que ese es el nombre de este antiguo osito.

"Por ahora, su nueva casa es mi escritorio", dijo Mills que espera poder reunir al peluche con sus dueños con la ayuda de la gente.

Tras guardar a "Bristol" durante más de un año e intentar localizar sin éxito al pasajero que lo perdió, el personal del aeropuerto lanzó una campaña a través de la cuenta de Facebook de la terminal hace unos días y pide ayuda y pistas para dilucidar el misterio.