"Sería claramente un impacto para las economías si hubiera un interrupción de las exportaciones de petróleo iraní”, sostuvo este martes la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

“Sin duda, provocaría una subida por un tiempo" de entre un 20 y un 30 por ciento, lo que tendría "consecuencias serias para la economía mundial", advirtió en una conferencia de prensa en Delhi.

Teherán, acusado de enriquecer uranio con el fin de construír una bomba atómica, se encontró recientemente bajo el boicot de varios países que decidieron reducir su compra de crudo proveniente de ese país.

Este martes, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, anunció la intención de su país de exceptuar a Japón y once países de la Unión Europea de sanciones financieras por haber reducido significativamente el comercio petrolero con Irán.

Las sanciones, previstas para entidades financieras que mantengan relaciones con Irán y para el Banco Central iraní, entrará en vigor próximamente por una ley aprobada en Estados Unidos.

Además de Japón, los países que estarán exceptuados de estas medidas serán: Italia, Francia, Alemania, España, Grecia, Reino Unido, Holanda, Bélgica, Polonia y República Checa.