Se ha descubierto que efectivamente la mujer ha cometido fraude contra el Estado italiano por un valor de 33.117 euros. La madre de una niña, se inventó una historia para escudarse y no ir a trabajar, pero sí recibir sueldo. El famoso ñoqui a la bolognesa, nunca mejor aplicado.

Se trata de Silva S, de 45 años, acusada de fraude agravado contra la Administración Pública y de registro público falso. Fue detenida, luego de que la policía investigara de que la mujer estaba ausente de su puesto de trabajo durante dos embarazos que no existieron.

Todo comenzó cuando según Silvia S. dijo tener una complicación en el embarazo y después pidió un permiso de maternidad, el cual fue concedido, pero no nació ningún bebé. De hecho su caso ha sido bautizado como figli mai nati (los niños no nacidos).
 
La pregunta que surge, ¿por que no iba a trabajar? Los agentes se están encargando de conocer la verdadera historia. Aunque hizo creer al todo el mundo de que estaba embarazada, obteniendo certificados de médicos y clínicas de planificación familiar, sin necesidad de someterse a pruebas específicas para determinar el embarazo real.
 
De igual modo, Silvia S. también engañó al Hospital Policlínico y a la Dirección Provincial de Trabajo, ya que durante estos nueve años se ha beneficiado indebidamente. Además, usando certificaciones falsas que acreditaban el nacimiento de dos hijos, uno en febrero de 2004 y otro en octubre de 2009, la mujer disfrutó de deducción fiscales por cada hijo a su cargo.