En una jornada que celebra también el Día de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), los cubanos evocan la travesía de esa nave que, con capacidad para 25 personas, trajo desde México 82 hombres encabezados por el líder de la Revolución, Fidel Castro.

"Habíamos desembarcado el 2 de diciembre en el lugar conocido por playa de Las Coloradas, perdiendo casi todo nuestro equipo y caminando durante interminables horas por ciénagas de agua de mar, con botas nuevas", narró sobre aquella jornada Ernesto “Che” Guevara, según recogió hoy Prensa Latina.

Las ulceraciones en los pies, las jornadas de navegación sin alimentos, con el barco en malas condiciones, y la falta de costumbre al vaivén del mar, "había dejado sus huellas en la tropa integrada por bisoños que nunca habían entrado en combate", añade el reporte del Che.

Pocos días después, en un sitio llamado Alegría de Pío, la expedición recibió su bautismo de fuego contra las tropas del dictador Fulgencio Batista, acción que dejó con vida a pocos combatientes.

Para el general cubano William Gálvez, la llegada del barco a la nación antillana fue el paso inicial para la formación, primero, de un destacamento guerrillero, luego del Ejército Rebelde y finalmente de las FAR.