El plácet que convierte a Jorge Argüello en embajador argentino en los Estados Unidos llegó el jueves. Mientras se esperaba esa confirmación, el representante ante la ONU mantuvo reuniones, por orden de Cristina Fernández, con todos los ministros del gabinete para afinar las futuras líneas de trabajo con el país del norte. “El objetivo es llevar la relación bilateral al máximo nivel”, aseguró el ya embajador.

Argüello consideró que la formación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) debe ser bien recibida por todos, incluido el gobierno de Barack Obama, quien no tiene razones para ver con malos ojos la creación de esta nueva organización porque “contribuye a la mejora de la calidad de las relaciones internacionales”.

Leé la nota completa en el sitio de Tiempo Argentino