Como se cuidó durante toda su vida para estar divina, Natalia Oreiro se está entregando a algunos excesos, ahora que está en pleno embarazo de su primer hijo. Por eso, se está "guardando" y ya no se la ve desfilando por los eventos o como invitada en programas de televisión.

Según cuenta el sitio Primicias Ya, la gran debilidad de la actriz durante estos meses de antojos fueron los chocolates. Así, decidió recluirse porque aumentó algunos kilos y está bastante distina a como todo el mundo la conoce.  

Leé la nota completa en 24CON.