29/07/2011 13:05
Mirá acá.

Marina Calabró, actualmente panelista de Infama, siempre tuvo un perfil muy bajo en los medios a la hora de mostrar sus curvas. Habitualmente era considerada la seria de la familia Calabró. Para mostrar el lomo estaba Iliana, su hermana mayor. Pero ahora la punzante panelista se atrevió, a sus 37 años y después de haber sido mamá, a posar muy sexy para la revista Paparazzi.

 

“Mi cola no me acompleja. ¡Al contrario! Es mi herramienta de seducción. Llama la atención porque tengo la cintura chiquita. Pero cuando me doy vuelta, pensás: ‘¡epa, no era tan chata como podía pensar!’. Las colas naturales todavía cotizan en el mercado”, declaró Marina muy deshinibidamente.

“Pero más que seducir, tengo necesidad de agradar. Es algo más profundo: tiene que ver con sostenerme en la mirada de mi padre, en el hombre que elijo, en mí misma; pasa por calmar todo lo que esperan esas miradas de mí. Y ese esfuerzo por agradar va más allá de lo físico”, agregó.

 

Respecto a este notable cambio, la misma reconoció la colaboración de su hermana: “Iliana me ayudó, de manera inconsciente, a construir este personaje sexy. Quise incorporar lo que veo en ella, y me fascina”.

 

“Pasé nueve años en la facultad, puedo armar un discurso y sostener una discusión. Por eso me siento más segura con la lengua que con la cola. Te sostengo un debate con convicción, en cambio lo de linda no me lo creo ni un poco… Ya convencí a casi todos de que no soy tonta, ¡ahora quiero convencerlos de que no soy fea!”.


 


También se animó  a hablar de sexo y la relación de este con la edad: “Para los 37 años que tengo me la recontra banco. A los 20 las carnes estarían más duras, y todo en su lugar, pero me quedo con esta Marina que es menos prejuiciosa. Con la terapia pude liberarme de los prejuicios y las estructuras que te limitan y te contienen. En el sexo, esta Marina es mejor que la otra… ¡Definitivamente!”.

 

 

redaccion@elsensacional.com