Los médicos que atienden al ex presidente brasileño Luiz Lula da Silva se manifestaron hoy sorprendidos por la "extraordinaria" reacción del paciente a la quimioterapia, por lo que descartaron la extirpación del tumor cancerígeno de laringe que tiene el líder del Partido de los Trabajadores.

El equipo médico que atiende al ex mandatario en el hospital Sirio Libanés de San Pablo, donde hoy se internó Lula para recibir la última de las tres sesiones de quimioterapia recomendadas y realizarse exámenes de monitoreo del tratamiento, explicó que el paciente tuvo una "extraordinaria" reacción a la quimioterapia, que redujo en un 75 por ciento el tumor, lo que descarta la hipótesis de una cirugía, según reportó la agencia de noticias DPA.

"Esta reducción excede un poco lo que esperábamos. Fue extraordinaria y hasta sorprendió al equipo médico", anunció el oncólogo Artur Katz, en una rueda de prensa concedida hoy en el centro asistencial.

El cirujano Luiz Paulo Kowalski anunció que el resultado de los análisis realizados hoy a Lula hacen que la hipótesis de realizarle una intervención quirúrgica esté ahora "totalmente descartada".

Según el oncólogo Paulo Hoff, el tratamiento de Lula se completará a partir de enero, cuando el ex mandatario enfrentará sesiones diarias de radioterapia aliada a quimioterapia por un período de entre seis y siete semanas.

"La radioterapia es la parte que lleva a la curación. No la disminuiremos porque es lo que va a eliminar totalmente el cáncer", aclaró Hoff, quien agregó que espera que Lula pueda reanudar su vida normal a partir de marzo de 2012.

A su vez, el médico personal de Lula, Roberto Kalil Filho, informó que el mandatario recibió "muy aliviado" las buenas noticias del equipo responsable de su tratamiento.

El ex presidente, quien el mes pasado se quitó la barba y se rapó la cabeza para anticiparse a los efectos de la quimioterapia, pasará la noche en el hospital, para que se puedan monitorear posibles efectos colaterales de la quimioterapia, y mañana regresará a su casa, en la vecina ciudad industrial de Sao Bernardo do Campo.

Este domingo el ex presidente festejó la victoria de su equipo de fútbol, el Corinthians, en la final de un torneo realizado en San Pablo, y aseguró que confía en el éxito del tratamiento.

"En mi vida siempre fui optimista y creo que después de esta sesión (de quimioterapia) iniciaré seis semanas de radioterapia y espero que se resuelva. Creo que venceremos esta batalla más", expresó.

Lula se atiende en el mismo hospital en el que en los últimos años realizaron tratamientos contra el cáncer la actual presidenta de Brasil, Dilma Rousseff -cuando aún era ministra de Lula y no se había oficializado su candidatura a sucederlo-, y el mandatario de Paraguay, Fernando Lugo.