La presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, abandonó esta mañana la clínica donde se encontraba internada, luego de recibir el alta médico. Había sido internada el domingo por un cuadro de asma.

“Fui muy bien atendida, tengo asma desde los 3 años, lo que pasa es que hago más de lo que tendría que hacer para mi edad, pero no importa porque es lo que yo quiero”, aseguró Bonafini, de 83 años, al salir del sanatorio.

La titular de las Madres explicó: “Me hicieron estudios del corazón y de la glucosa porque además tengo diabetes”. También aprovechó para recordar a las víctimas del 19 y 20 de diciembre de 2001, a diez años de las trágicas jornadas “Nos pegaron a todos y la muerte de esos chicos es algo que no me puedo borrar de la mente”, aseguró.

Anoche, Bonafini se había acercado al centro médico porque se sentía agitada. Luego de que la vieran los médicos se decidió dejarla en observación porque el cuadro podría complicarse, teniendo en cuenta que también tiene diabetes.

Se espera que hoy al mediodía retome su actividad normal. A la tarde tiene previsto estar en el Congreso en un acto en su homenaje.