La fecha quedó grabada en la memoria de todos los argentinos. Fueron 48 horas de protestas, movilizaciones, represión, y muerte. En el medio un país sin Presidente ni ministro de Economía y muchas historias de habitantes que fueron parte de una Argentina conmovida.

Quien se encargó de recopilar relatos a 10 años de aquellos días trágicos, fue el periodista Rodolfo González Arzac. "Por ese entonces no tenía trabajo y para pasar el bajón me fui a una quinta cerca de Capilla del Señor, con mi mujer. Con una radio portátil me enteré de lo que iba sucediendo en nuestro país”, manifestó el autor de La Rabia (y todo lo que vino después), tras enterarse de la muerte de uno de los heridos de bala en agosto de 2010.

¿Por qué la elección de ese término como título?
Cuando trataba de explicar por qué todos salieron a protestar me daba cuenta que no le encontraba sinónimos a la rabia, porque bronca uno puede tener sin hacer nada, pero la rabia explica la acción. Y la mayoría hizo algo con toda esa bronca, por eso aquellos días fueron muy importantes para todos.

El libro contiene 26 historias de protagonistas que se mezclan. El 19 y 20 de diciembre de 2001 está “recontra” presente en la memoria de todos, porque implicó cambios sustanciales en sus vidas. Problemas económicos, incertidumbre, familiares, de separación.

¿Cómo surgió la idea de hacer el libro?
A raíz de la muerte de Sergio Sanchez se me ocurrió hacer un libro con los testimonios de los jóvenes que habían salido a protestar y recibieron un proyectil. Traté de encontrar historias relevantes que puedan contar lo que nos pasó a todos, no sólo esos días sino también en estos diez años.

Algunos heridos consiguieron trabajo por parte del gobierno de la ciudad o del estado nacional. Sanchez seguía contratado y tras mucho sacrificio, lo confirman para pasar a planta permanente en 2010. En el estudio para incorporarlo le detectan algo malo en la cabeza, su vida cambió en muy poco tiempo hasta que su mamá lo encontró muerto en su cama.

De los pibes que quedaron con una bala en su cuerpo, ninguno se recuperó al 100 por ciento, porque Martín Galli vive pero sufrió 16 ataques de epilepsia. Y además está la historia de una chica que le quedó una bala a centímetros de la aorta. Hoy vive en Roma, y cuando llamé para contarle la fecha de publicación del libro, me dijo: estoy embarazadísima, Ema va a nacer el 20 de diciembre.


Y todo lo que vino después

El actual periodista de Tiempo Argentino cuenta en uno de los capítulos la historia de 4 periodistas. “En esas historias está algo de lo que me pasó a mí en estos años y lo que nos pasó a muchos, se nos hizo un poco más fácil conseguir trabajo pero a su vez cambió mucho la mirada nuestra sobre lo que hacemos y también la mirada de los otros. El 19 y 20 de diciembre había pintadas que decían “Nos mean y Clarín dice que llueve” y hoy lo que está ocurriendo es que “llueve y Clarín dice que nos mean”, menciona Rodolfo González Arzac

¿Cómo se seleccionaron las historias, diez años después?
Me hubiese gustado elegir más historias de gente común porque si bien están las de jóvenes con trascendencia en la actualidad como Iván Heyn o Pablo Ferreyra del Partido Obrero, también las hay de políticos como Luis Zamora, Juan Pablo Baylac y Fernando De La Rúa.

Sin embargo hay un capítulo que tiene tres historias que giran en torno al corralito y al corralón. Un abogado que entra en crisis absoluta, porque nadie le puede pagar hasta que empieza a hacer amparos y le va bárbaro.

Otro que trabajaba en el banco desde donde dispararon y mataron a Gustavo Benedetto, y cuando llega a su casa, su hermano menor le cuenta que había ido a manifestarse y que había estado cerca de quien había muerto. Dejó el banco por la crisis y su vida dio un giro trascendental.

Y un fotógrafo que empieza a hacer un trabajo sobre los jóvenes que se van del país y al tener la plata en el corralito, decide irse a Nueva York con su mujer, sus hijos y sin trabajo. Hasta que lo consiguió, cada miércoles salía a recolectar objetos que desechaban los neoyorquinos. Al tiempo volvió a la Argentina y se trajo un montón de cosas que había recogido de la calle.

¿También existen historias de movimientos sociales?
Por supuesto, surgieron notas a asambleístas y más personajes, pero las historias no se cuentan lineales, sino que se cruzan. Como las fábricas recuperadas por eso está una costurera de Brukman, un gremialista de los subterráneos, y también  sindicalistas no tradicionales, pero que surgieron a raíz de nuevas situaciones, como por caso los motoqueros sindicalizados y también cuento la historia a través de los piqueteros, que en ese momento movilizaban mucha gente sin bandería política.

Se cumplen diez años de aquellos días trágicos sufridos en todo el país y que dejó un saldo de 36 muertos, la renuncia y huída del presidente Fernando De La Rúa, cambios de jefes de gobierno en cuestión de horas y una justicia más que lenta.

“Mirando el 19 y 20 de diciembre que parecía el infierno, tal vez haberlo vivido nos permite evaluar con más bondad las cosas que ha cambiado el kirchnerismo desde 2003, porque si bien hay cosas que no distan demasiado de aquella época, hubo varias medidas que han modificado mucho el panorama”, subrayó Rodolfo González Arzac quien agregó que “Diez años después decepciona mucho que todavía no se hizo el juicio oral, y que aún no haya culpables”.