Las autoridades sirias detuvieron a 100 mil personas, algunas en las bases del ejército (donde los observadores no pueden acceder en función de los acuerdos bilaterales con la Liga Árabe) y otros a bordo de naves cerca de las costas sirias", afirmó Ghalioun citado por as Safir, principal diario local.

"Hay temores reales -agregó el presidente de la plataforma de opositores en el exterior a la que adhirieron también activistas en el país- que el régimen pueda matar a estos prisioneros para después decir que no eran detenidos".

Human Rights Watch había anunciado, de acuerdo a reportes de guardiacárceles y miembros de las fuerzas de seguridad desertores, el traslado de centenares, tal vez miles, de detenidos políticos, que terminaron tras los barrotes desde el 15 de marzo a hoy, en prisiones y sitios militares en la región de Homs.

La oposición siria, que realiza todos los viernes una gran protesta semanal, convocó para hoy a manifestarse en todo el país, la primera protesta desde el arribo, esta semana, de los observadores de la Liga Arabe al país.

Bajo el lema "llenen las principales plazas", llamaron a los manifestantes a expresar su decepción con la misión de observadores que, según la oposición, "ha fracasado en su objetivo de impedir el ataque de las fuerzas de seguridad a la población civil", reportó la agencia DPA.

El activista sirio Omar Idilbi, portavoz de los Comités de Coordinación Locales, dijo que al jefe de la misión de observadores, el general sudanés Mohammed Ahmed al Dabi, es "un destacado militar de un régimen conocido por haber reprimido también a la oposición".

Los manifestantes se reunieron al término de la oración de los viernes en 74 puntos de la provincia, en particular en aquellos que deben ser visitados por los observadores de la Liga Arabe, que se encuentran en el país. De acuerdo a los activistas, se congregaron más de 250 mil personas.

Los líderes de la oposición siria se quejan porque consideran que los ataques del gobierno se incrementaron desde la llegada de los observadores.

Y reportaron que unas 98 personas murieron desde el domingo pasado, cuando llegó a Damasco un primer grupo de observadores.

Desde que comenzaran las manifestaciones, en marzo pasado, han muerto más de 5.000 personas, según cifras difundidas por las Naciones Unidas, mientras que desde la semana pasada, una delegación de la Liga Árabe se encuentra recorriendo el país.