No fue un día más en la vida de Tim Howard. El arquero de Everton de Inglaterra despejó la pelota desde su propia área grande para cortar un ataque rival. Pero debido a la ayuda del viento y del dueño de los tres palos en Bolton, Adam Bogdan, que estaba adelantado, terminó celebrando un gol para su equipo.

El grito en el duelo pertinente a la 20ª fecha de la Premier League no alcanzó, ya que Bolton se quedó con los tres puntos tras recobrar su imagen y adjudicarse un 2 a 1, pero la osadía del arquero nadie la olvidará.

Howard se quedó tan sorprendido con la acción que ni siquiera atinó a festejar, sino que los propios compañeros se acercaron para felicitarlo. El estadounidense se mostró poco eufórico, tal vez sabía que los tantos de David N`Gog y Gary Cahill estaban por llegar.