06/12/2011 12:58
Historia impactante.

Ashleigh Kirby, de 36 años, trata a Finlay como a un niño real, lo lleva al parque en un cochecito de bebé y lo envuelve para protegerlo del frío.

 

 

 


Ella lo lleva de compras, le cambia los pañales y ha comprado mucha ropa para su "niño".
El muñeco "de estilo recién nacido" inclusive tiene una cama en su dormitorio.

Ashleigh es soltera y tiene una única hija, Becky de 12 años de edad. Ella compró la muñeca por internet, hace seis meses, porque pensaba que era poco probable encontrar otra pareja.
Y ahora está pensando en comprar otro, a quien llamará Summer, para que acompañe a Finlay.

 

 

 

 

Ashleigh, de Andover, Hampshire, dijo que pensaba adoptar después de separarse de su pareja, pero se arrepintió.
Ella contó animadamente: "Siempre he pensado que algo faltaba en mi vida y, cuando vi a los bebés, de inmediato supe que era eso. Los muñecos son un sustituto para mí. Yo soy muy maternal. Compré a Finlay hace seis meses por £ 250.
La mitad de mi habitación está ocupada por su cuna y también tengo un cochecito de niño, un asiento de coche y un armario de ropa. Él lleva un pañal que puedo cambiar, aunque no tan regularmente como tuviera que hacerlo con un bebé real. Me hubiera gustado haber conocido a otro hombre y tener muchos niños, pero la vida no funciona de esa manera".

 

 

 

Asimismo agregó: "Yo consideré la adopción, pero soy demasiado perezosa para pasar por ese proceso. Los niños reales dan mucho trabajo".

 

Ashleigh, que se separó del padre de Becky cuando su hija tenía cinco años, estaba desesperada por agrandar la familia, pero le preocupaba encontrar al hombre adecuado.
Ella tomó la drástica medida de comprar una de los muñecos de más increíble realismo, llamado "Renace", después de ver un documental.

Pasron cuatro semanas hasta que llegaron los kits de plástico de la cabeza y cuatro miembros del cuerpo, para ser ensamblados. El cuerpo está cargado con bolas de cristal o de acero planos para que se sienta lo más real posible.

Cada cabello se añade individualmente a la cabeza del bebé. Los muñecos son pintados con las venas antes de colocarle las capas de pintura  para crear el tono de la piel lo más real posible. Finalmente se colocan en un horno.

Cada muñeco "Renacer" tiene las uñas, la piel escamosa y el cabello suave de bebé y puede pesar hasta 9 libras.

 

 



La joven mujer ahora camina junto a otras madres en el parque de su barrio, donde la gente se acerca pensando que su bebé es real.

Becky admite que ha escondido a su "hermano" de sus compañeros y dice que la obsesión de su madre es "rara".

La niña dijo: "Me parece espeluznante. Realmente no lo entiendo. No puedo creer que mi madre prefiera a Finlay".

 

 

 

 

Yvonne Walters, de 56 años, es la creadora de los muñecos en Newquay, Cornualles. Ella explica que  está regularmente en contacto con la gente que desea utilizarlos como un sustituto de los bebés reales, incluso para sustituir a los bebés que han muerto.
Ella dijo: "Algunas personas encuentran que los muñecos son terapéuticos. He sido contactada por las mujeres que han perdido bebés y quiere un muñeco para recordarlo".
Y agregó: "Yo no lo entiendo del todo, pero si las personas encuentran consuelo en ellos, entonces eso está bien en lo que a mí respecta. El objetivo para mí es hacer que cobre vida".