Son tiempos tormentosos en el lado rojo de Avellaneda. Cantero sabía la gravedad del cuadro cuando se presentó a las elecciones, aunque no imaginó que fuera para tanto. Deudas millonarias con empleados recientes y cheques rebotados por doquier, noticias que a diario llegan al despacho presidencial de la avenida mitre al 470.

"La verdad que al asumir dije que iba a empezar a atajar penales por todas las deudas que nos había dejado la gestión anterior y ahora veo que esa serie es muy larga, pero estamos preparados y bien entrenados para afrontarla", comentó al programa radial Deportivo Télam.

"En lo inmediato, vamos a resolver el tema del reclamo de César Luis Menotti, con quien ya mantuvimos un par de reuniones y volveremos a encontrarnos el próximo martes con los abogados de ambas partes. La verdad que me sorprendió lo de Menotti, porque si bien su deuda es verificable, data de 2005, y justo nos vino a inhibir a tres días de haber asumido nosotros”, comentó Cantero sobre los 355.000 dólares y 170.000 pesos que reclama el campeón del mundo en 1978, de su paso como manager por Independiente.

Pero las malas noticias no se limitan a César Luis, otro hombre que fue adoptado por la gente de Independiente dio la nota en los últimos días. “Me disgustó lo de Américo Gallego, que si bien recibió cheques sin fondo como los muchos que emitió la administración anterior, en vez de hacerlo público podría haber venido a cambiarlos con nosotros, ya que eso es un descrédito para un club tan grande como éste".

En otro orden de cosas, Héctor Cantero contó que la idea de la dirigencia es "pagar todos los sueldos adeudados al plantel y los empleados, porque para exigir primero hay que estar al día. Y eso hicimos hoy"; y para eso planean vender a dos de los tres arqueros con los que hoy cuenta el plantel: Fabián Assman, Adrián Gabbarini e Hilario Navarro; por quienes admitió que han llegado ofertas que están siendo evaluadas.