La mujer tuvo una fuerte tos y molesta estuvo vario rato vomitando, parece que entre todo sacó de su boca un tumor morado que tenía incorporado en su cuerpo.

Sin saber que era, llevo al médico el tejido adiposo para que sea analizado.

El primer diagnóstico, arrojó apenas un 50% de posibilidades de vida por tener adenocarcinoma. Pero después de volver a examinar a la mujer, se encontró que ya no tenía ningún resto de cáncer en su cuerpo.

“Parece que usted ha tosido completamente su cáncer. Felicidades”, fueron las palabras del médico.