El apagón de Internet encabezado por Wikipedia y apoyado por miles de páginas de la red parece haber tenido éxito. Durante la jornada de ayer, se conoció un comunicado de la Casa Blanca que aseguraba que el gobierno de Barack Obama no promoverá ninguna ley que reduzca la libertad en Internet, en lo que, a primera vista, aparece como una victoria parcial de quienes se oponen.
Horas antes de que comenzara la protesta, el propio legislador Lamar Smith, autor de la normativa, había considerado remover algunos puntos clave de la polémica ley.

La fundación Wikimedia informó a media tarde que unas 90 millones de personas habían visitado la página inicial de la enciclopedia en la que se informaba de la protesta. Las redes sociales estallaron de alegría ante la noticia de la intervención de la Casa Blanca en contra de la ley. Textualmente, tres funcionarios de la Casa Blanca, Victoria Espinel, Aneesfh Chopra y Howard Schmidt, comunicaron: “Cualquier esfuerzo para combatir la piratería debe proteger contra el riesgo de que se censure en línea la actividad legal”.

El proyecto de ley SOPA (Stop Online Piracy Act), propuesto por el republicano Smith, aspira a reforzar la persecución de la piratería digital y le otorga al Departamento de Justicia estadounidense el poder de criminalizar a toda web que aloje contenidos ilegales. Mientras que PIPA (intellectual property, IP) contempla medidas contra las webs extranjeras (para los EE UU) que violen la propiedad intelectual.

Google estuvo buena parte del día con una banda negra que tapaba el logo de la compañía, como una demostración de su oposición a la ley. Por su parte, el fundador de Facebook escribió en su perfil un mensaje en contra de la normativa y armó una página interna de la red social en la que la compañía sienta posición contra la piratería y contra el espíritu de SOPA.

El fundador de Wikipedia, Jimmy Wales, escribió en su cuenta de Twitter que la enciclopedia online siempre es neutral. Y que, sin embargo, no se podría mantener en la neutralidad si el futuro de la red está en situación de riesgo. La enciclopedia más visitada del mundo tuvo todo el día, en su versión en inglés, una portada negra que informaba los perjuicios que la SOPA provocaría a Internet.

El proyecto de ley se encuentra ahora en debate en el Comité Judicial de la Cámara de Representantes. La PIPA, en cambio, será introducida por el senador demócrata Patrick Leahy el martes próximo en el Senado. Como dato de color, el día de la protesta, las acciones de Google (uno de los pilares de la oposición a la norma) subieron un 0,54%.