El hospital Santojanni del barrio porteño de Mataderos fue otra vez escenario de la violencia. Ayer una pelea entre barrabravas de Chicago tuvo su desenlace en la guardia de emergencias que quedó parcialmente destruida. Durante la noche, la Policía Federal reforzó la seguridad en la institución donde hay un barrabrava internado, acusado de matar a otro a golpes.

Todo empezó cuando el presidente del club de Mataderos convocó a las dos facciones de la hinchada con el objeto de que limen asperezas. Pero esa meta no se cumplió, las conversaciones fueron subiendo de tono y ambos bandos comenzaron a insultarse. Enseguida los integrantes de "Los Perales" y del otro grupo, denominado "Las Antenas", se tomaron a golpes de puño y la pelea se extendió a las inmediaciones del club. Incluso, según testigos, hubo disparos.

El joven Agustín Rodríguez de 27 años fue alcanzado en Lisandro de La Torre y San Pedro por integrantes de "Las Antenas" y fue golpeado brutalmente en la cabeza con un objeto contundente. El hincha murió prácticamente en el acto y los agresores escaparon corriendo. El director del SAME, Alberto Crescenti, dijo que la víctima había tenido "una muerte instantánea". 

Tras el enfrentamiento, el presunto asesino se dirigió al hospital Santojanni para ser atendido de una puntada en el abdomen. Y hacia allí también fueron integrantes de "Los Perales" en busca de venganza. Este grupo destruyó parte de la guardia y chocó con el supuesto asesino, conocido como "Aldo, el paraguayo", y con algunos compañeros del mismo, pero enseguida se dispersaron ante la llegada de efectivos de la Comisaría 42 y de la Infantería. Pasadas las 20, el hospital estaba fuertemente custodiado y el paciente era intervenido quirúrgicamente.

Más allá de ello, Marcelo Struminger, presidente de la Asociación de Médicos del Hospital Santojanni, se quejó ante la prensa de que tiempo atrás se dispuso el retiro de las fuerzas de seguridad públicas delcentro de salud, al que comparó con un "shopping" por la libre circulación de gente que hay.

Un antecedente de la violencia en el hospital sucedió en abril del año pasado cuando Emanuel Bustos entró a la guardia de emergencias y acuchilló en el cuello a otro hombre que aguardaba ser atendido.