Como primera fuerza opositora, el radicalismo busca, de la mano de sus diputados y dirigentes, consolidar su presencia. En este marco, circulan distintas versiones sobre posibles acercamientos con dos fuerzas en particular: el Pro y el interbloque FAP. Y, como suele suceder puertas dentro, no faltan las acusaciones cruzadas.

El diputado nacional Juan Pedro Tunessi (UCR) rechazó este lunes cualquier tipo de acuerdo con el Pro, al señalar que "la sociedad diferencia muy bien entre las ideas políticas que defienden los intereses populares y aquellas que lo hacen a favor de las corporaciones y las minorías".

"Nosotros no vamos a tomar atajos. Vamos a custodiar a nuestros hombres, a nuestros dirigentes y a nuestros militantes, reafirmando lo mejor de este partido, que es su esencia nacional y popular", declaró el diputado para despejar dudas sobre eventuales alianzas con el Pro.

Las versiones sobre acercamientos entre ambas fuerzas se reavivaron la semana pasada con las declaraciones del diputado nacional Oscar Aguad (UCR-Córdoba), quien dio a entender que había contactos para que dirigentes radicales se integren al Pro.

La semana pasada, el diputado y ex candidato presidencial Ricardo Alfonsín, catalogó como "indecente" una eventual alianza con el partido del jefe de gobierno porteño, y cuestionó a los dirigentes "camiseteros que cambian según la circunstancia".

En la misma línea, el titular del radicalismo, Mario Barletta, insistió en la necesidad de abocarse "a la profundización de la cohesión interna y recién ahí pensar en alianzas".

Tunessi apuntó directamente a Aguad, a quien acusó de "defender a sus amigos de Pro" y diferenció a la UCR del Pro al sostener que "una cosa son los partidos que defienden los intereses populares y otra muy distinta aquellos lo hacen a favor de las corporaciones y las minorías".

El legislador advirtió que "la UCR es socialdemócrata" y que "siempre miró la sociedad desde el ángulo de los que menos tienen y cree que el Estado tiene un rol preponderante en la búsqueda de los equilibrios sociales y la igualdad de oportunidades".

"La UCR -agregó nuevamente en alusión al Pro- no tiene nada que ver con los neoconservadores, que añoran los ajustes del 90 y creen que con equilibrio fiscal, el mercado resuelve el resto”.

Tunessi cuestionó a su par Aguad, al considerar que "no demostró la menor preocupación por la suerte de la UCR" en los últimos comicios y que "parece mentira que esté tan atento y solícito para dar señales al Pro".