20/04/2012 10:47
¡Miralas acá!

 

Salieron a la luz las primeras fotos de la prostitua de la que más se habló esta semana. Se trata de una joven de 24 años llamada Dania Suárez y madre soltera de un niño de 9 años. Las fotos fueron publicadas por el diario neoyorquino Daily News.


El escándalo había surgido cuando un grupo de los agentes encargados de la seguridad del presidente Barack Obama durante su reciente visita a Cartagena para asistir a la Cumbre de la Américas quiso contratar - o contrató - los servicios de esta "escort" (algo así como una prostituta de elite) y 20 chicas más. Tres miembros del Servicio Secreto ya perdieron sus puestos y se anticipa que otros podrían ser despedidos en los próximos días como resultado de la investigación.

Un agente del Servicio Secreto, parte de la avanzada del presidente Barack Obama a la Cumbre de las Américas, y madre soltera que se gana la vida como prostituta de lujo tuvieron un encontronazo en una habitación del Hotel Caribe sobre cuánto él le debía por las relaciones sexuales de la noche anterior. “Le digo ‘baby’, dame mi efectivo”, dijo la mujer de 24 años en su primera entrevista pública sobre el incidente que desató un escándalo de enormes proporciones.

El agente le ofreció 30 dólares por sus servicios sexuales, aunque ella pensaba que él había acordado 25 veces esa cantidad. Esa fue la causa de una discusión tensa a la mañana siguiente en el pasillo del lujoso hotel, que involucró a una colega de la mujer, policías locales que acudieron a defenderla y agentes federales que intentaron – sin éxito – que la situación no se le saliera de las manos, publicó The New York Times. 

 

La mujer comentó que el hombre le dijo que estaba borracho cuando discutieron el precio y le hizo una contraoferta de 50,000 pesos colombianos, equivalente a unos 30 dólares. Ofendida por la oferta tan miserable, insistió. Él se molestó, la expulsó del cuarto y la insultó.

Ella dijo que en ese punto ya estaba llorando y caminó al otro lado del pasillo, donde una compañera de labores había pasado la noche con otro estadounidense del mismo grupo. Ambas mujeres comenzaron a procurar el dinero. Tocaron a la puerta, pero nadie contestó. Ella amenazó con llamar a la policía, pero el amigo del hombre le suplicó que no lo hiciera, porque no querían problemas. Ansiosos por resolver el problema, los estadounidenses recogieron dólares y pesos que sumaron 235 dólares y ella se fue.

Días después, una amiga la llamó para decirle que el incidente había trascendido en las noticias de televisión. Entonces fue que ella se enteró de que su cliente era agente del Servicio Secreto. A la mujer le mortificó que la prensa la describiera como una prostituta, como si ella se apostara en una calle y aceptara a cualquiera como cliente.

“Es lo mismo, pero es distinto”, explicó. Aseguró que ella escoge a sus clientes y cobra mucho más que una prostituta. “Es como cuando compras un ron fino o un BlackBerry o un iPhone. El precio es distinto”.

 

 

MIRÁ LAS FOTOS ACÁ:

 

 

 

 

 

 

Fuente: diariopanorama.com