"Las fianzas que han puesto son absolutamente arbitrarias, en un horario que buscaba que ellos se quedaran un fin de semana más" en la cárcel, afirmó la esposa de Guillermo Bártoli minutos antes de que su esposo saliera libre, tras pagar 500.00 pesos de fianza, la más alta de los 5 condenados por el encubrimiento del crimen de María Marta. 

Hurtig sostuvo que los montos establecidos por el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de San Isidro "son fianzas ridículas en todos los casos, que no tienen que ver con las situaciones patrimoniales" de cada uno, y puso como ejemplo a su hermano Juan Hurtig.

"El no está en una situación para poner la fianza que puso (de 150.000 pesos). Se juntaron un montón de amigos que corrieron para poder cumplir. Gracias a Dios tenemos amigos, tenemos afectos", dijo la mujer en la puerta del penal de Campana.

Irene adelantó que ahora presentará como caución real su casa del country Carmel de Pilar, la cual debe quitar primero como "bien de familia", para poder recuperar el medio millón de pesos que depositó y devolverlo a quienes se lo prestaron.

La mujer volvió a quejarse de la detención de su marido hace dos semanas y recordó que no correspondió porque hace nueve años que está a derecho.