Un nuevo videojuego desarrollado en Japón planea reemplazar el controlador manual clásico por los fluidos de la orina. La consola, conformada por una pantalla LCD, será instalada en un comienzo en los baños de bares y restaurantes. 

Sobre los mingitorios nipones se encontrarán diversas maneras de matar el tiempo en el que suele ser el lugar más aburrido del mundo. Juegos que miden la potencia de la orina y establecen récords, otros que comparan fuerza y distancia con la persona que utilizó dicho sanitario anteriormente y un emulador de una “manguera” que borra grafittis son algunos de los usos interactivos que poseerá el dispositivo.