“La pérdida del dinero” deja mal parado a Estados Unidos y esto podría empeorar las relaciones de este país con Iraq, aunque el presidente de la Casa Blanca, Barack Obama, haya declarado oficialmente el fin de la guerra en el país del Medio Oriente.

“Espero que este reporte incremente el interés por activar las demandas y avive la preocupación por parte del gobierno de Iraq acerca de los errores de los administradores del programa de reconstrucción, en cuanto a mantener registros adecuados de los fondos iraquíes”, dijo el Inspector General para la Reconstrucción de Irak, Stuart Bowen, al periódico National Journal.

Las noticias sobre los fondos perdidos coincidieron con el anuncio norteamericano de que, aun cuando ha retirado sus tropas de Irak, enviará aviones para sobrevolar sistemáticamente suelo iraquí, lo que ha levantado especulaciones en torno a la capacidad de esos aviones no tripulados para abrir fuego.

Esta no es la primera vez que se habla de fondos desaparecidos en Irak. El año pasado, autoridades norteamericanas también admitieron una pérdida cuantiosa -estimada en 6600 millones de dólares-, que, según el Inspector para la Reconstrucción de Irak, fue finalmente recuperada.