08/10/2013 15:50
El polémico periodista se posiciona junto a Fabián Doman como el soltero codiciado de nuestra insólita tele. El pasado amoroso de este galán distinto, quien dice a El Sensacional: “Lanata tiene mucha facha, yo no”.

    Aunque se muestra frío, calculador, atento a las palabras del entrevistado para responder con una ironía o un ataque, El Sensacional descubrió el lado humano y amoroso del periodista Eduardo Feinmann (54). Oculto tras ese personaje al que todos rotulan de “enano facho, insensible, machista y retrógrado” se encuentra un hombre sensible, pícaro, simpático y tímido, que tiene un gran costado humano. En un año de televisión donde Marcelo Tinelli y sus producciones están brillando por su ausencia, las figuras de los periodistas resurgieron como los nuevos galanes de la televisión. Primero fue Jorge Lanata quien tras su separación se convirtió en el soltero más codiciado. En los últimos meses, C5N se convirtió en el semillero de periodistas sexies, y de allí la figura de Fabián Doman asomó como el galán más pretendido luego de su separación de Evelyn Von Brocke. Pero en ese mismo canal había otro sex symbol que surgía de las profundidades: Eduardo Feinmann. A fuerza de polémicas, el periodista se convirtió en un verdadero showman, logrando picos de rating en la señal de noticias. Sus temas más recurrentes son atacar a los chicos que toman colegios, Malena Pichot, Darín, el programa y los panelistas de “Duro de domar”, la diputada Gabriela Cerruti, Alex Freyre y el presidente del Centro de Estudiantes del Nacional Buenos Aires, Juan Manuel Cuello. Tal es su éxito que hasta tiene imitador (Campi, “Sin codificar”). Las redes sociales lo convierten en uno de los personajes más mencionados, mediante sus frases que ya son dignas de estampar en remeras: “duros de porrear”, “charuto”, “diputada marihuanera” y “conchudos”. Pero detrás de las noticias también se oculta un hombre con sentimientos. 

COMPAÑERO. El Sensacional averiguó cómo es uno de los periodistas más codiciados en el ámbito laboral. “Siempre se preocupa por todos. Llamaba si se enteraba que estabas mal, no era mal compañero cuando trabajé en la radio. Eso sí, nadie sabe nada sobre su vida personal. Nunca supimos si era casado, soltero, si tenía hijos o hermanos, solo sabíamos que tenía papá y mamá”, comentó a esta revista una ex productora de Radio 10. No se ahorran elogios cuando se habla de Feinmann puertas adentro de C5N y Radio 10. Compañeros de estudio, técnicos, movileros, sostienen: “es buen compañero, buena onda”, pero no todo siempre brilla. Quienes lo sufren son varios productores del canal donde él no deja de enfrentarse con figuras o personajes del día en su programa “El Diario”. “Es un forro”, fue la palabra utilizada, de forma rotunda, por un actual productor del canal. Otros lo recuerdan como un tipo bastante peleador, de intercambiar insultos todo el tiempo con compañeros de móvil cuando trabajaba en la calle por los años ’80. Daniel Hadad, el “Negro” González Oro y Baby Etchecopar son tres de los amigos que siempre se han jactado de mantener una buena relación con Feinmann, pero en la intimidad solo el último de ellos es quien mantendría una real amistad al punto que fue Eduardo quien oficio de vocero de la familia del conductor de “El ángel de la medianoche” cuando éste fue asaltado y atacado a balazos en el interior de su domicilio. Hace pocos meses varios fueron testigos de cómo el periodista ingresaba enfurecido al canal luego de tener que soportar a un tumulto de personas que lo esperaba para insultarlo y gritarle “facho”. “La concha de sus madres”, fue el grito que se hizo escuchar apenas atravesó los molinetes de ingreso a C5N, donde además mantiene una batalla silenciosa con Antonio Laje, director del portal Minuto Uno. 

 LATIN LOVER. Poco y nada se sabía acerca del estado civil de Feinman, pero El Sensacional logró ubicar a una amiga de la ex esposa del periodista que contó algunos detalles de la pasada y corta vida matrimonial de “Edu”. “La ex esposa se llama Gabriela Balbis, es una típica chica de la casi inaccesible alta sociedad de Córdoba, con ella estuvo casado apenas un mes, a fines de los años ’80, pero terminaron en malos términos”. Pero luego del divorcio, Eduardo decidió darle rienda suelta a su soltería. Si bien él mismo dice sentirse un “petiso”, sus armas de seducción son ser caballero, más bien un “romántico”. “Es un tipo coqueto, de hecho si le preguntas la edad, no te la quiere decir”, dijo una de sus productoras de radio. Además, reveló que al nuevo galán le gusta “recibir consejos de belleza, se cuida mucho, a veces hasta tiene algunas actitudes de metrosexual”. En el canal de noticias aseguran que el no tiene vestuarista, sino que el mismo elige las camisas y corbatas que utiliza y que es además, un fanático de los relojes. “Es un caballero. Muy atento con todas las chicas que la rodean y además siempre viene muy perfumado. Es un gentleman”, asegura una de sus allegadas. Otra de las leyendas que ostenta el periodista, según su entorno, es su fama de ganador con las mujeres. Aunque nunca se le han conocido romances, este año se le han adjudicado varias historias con sus compañeras de trabajo Marcela Tauro y Pía Show. También se le adjudicaron las siguientes conquistas: la ex Gran Hermano, Marianela Mirra, y la ex modelo Raquel Mancini. Su vida fuera del ámbito laboral es un misterio. El Sensacional averiguó que el periodista vive solo en un departamento de Palermo, cerca del hipódromo. Generalmente luego del programa de radio que comparte con Oscar González Oro, una vez por semana se reúne a almorzar con “el Negro” y con el ex dueño del grupo Infobae, Daniel Hadad. Feinmann también tiene como hobby la equitación, de la que se considera fanático y practica en el Club Hípico Alemán. 

 “YO NO TENGO ONDA” 

Por Pablo Silva 

 El controvertido periodista habló a la salida de C5N con El Sensacional y aclaró que tiene un lado sensible, pero que no tiene “onda”. Que no entiende cómo se le atribuyen romances y desmintió rotundamente todos los rumores que lo vinculan con la ex ganadora de “Gran Hermano”, Marianela Mirra. “No sé quién es, no la conozco.”
–¿Qué pasó estas últimas semanas que tuviste tanta exposición mediática?
 –Puntualmente, no pasó nada. Tengo tres horas de televisión y cuatro de radio. Estoy en los medios, es eso, por eso la exposición mediática.
 –¿Eduardo Feinmann tiene un lado sensible más allá del personaje rudo que se conoce?
–Por supuesto.
 –¿Por qué no sabemos nada de tu vida privada?
–Porque no hablo de mi vida privada ni de la de los demás.
–¿Qué pensás de los romances que se te atribuyen? ¿Por qué creés que pasa eso?
–No sé por qué se me atribuyen.
–Doman y Lanata son dos de los personajes más atractivos de la tele en este momento para las mujeres, ¿creés que puede pasar lo mismo con vos?
–Lanata tiene mucha facha, yo no. Yo no puedo gustarle a nadie. Lanata sí, es un tipo fachero, con onda. Yo no tengo onda.
 –¿Y Doman?
–Doman es un amigo, y no hablo de la vida privada de nadie.